Charla con Shilpi Gulati

Entrevista realizada por Women Making Films.

Shilpi Gulati, la documentalista que ganó el Premio Nacional al mejor filme antropológico / etnográfico con su película Qissa-e-Parsi,  está lista para impresionarnos con su última película sobre la adicción y el abuso desenfrenado de la droga en Punjab, ‘Taala Te Kunjee’. Si bien se ha observado y debatido mucho acerca de esta epidemia a través de la cultura popular en forma de películas de Bollywood, este documental proporciona una visión muy íntima de la vida de los usuarios de drogas y la medida en que sus vidas han sido afectadas por el uso. En esta entrevista,  Shilpi habla en detalle sobre su decisión de hacer películas y la riqueza de conocimiento y experiencia que le ha aportado.

¿Podría hablarnos sobre ti, la infancia, la educación y la decisión de seguir una carrera cinematográfica?

Nunca imaginé que algún día sería cineasta. Siempre me interesó el teatro y durante mi licenciatura, en la Universidad de Delhi, comencé a escribir y dirigir obras de teatro. Una vez que terminó la universidad, me uní al teatro de los Pandies, un grupo de activistas con sede en Delhi del que todavía soy parte. Me presentaron por primera vez el mundo del documental durante mi Máster en el Instituto Tata de Ciencias Sociales (TISS) en Bombay. Quizás mi compromiso con la narración de historias comenzó con el teatro y descubrí su progresión lógica en el cine años más tarde.

¿Qué te atrajo al cine? ¿Cómo comenzó todo?

Cuando era una joven de 22 años, estaba segura de que, en términos generales, me asociarían con el campo de los medios de comunicación, pero no tenía idea del área en la que quería especializarme. Antes de unirme a TISS, completé una breve temporada en relaciones públicas y bastante desilusionada tanto por el periodismo como por el mundo corporativo. Me había inscrito en el programa de máster sin saber a dónde me llevaría. Una vez que me presentaron los marcos prácticos y teóricos de la creación de imágenes, sentí que quería explorar más, así que continué. El entorno proporcionado por un instituto de ciencias sociales ha sido un factor fundamental para los tipos de películas que hago.

¿Cómo financias tus películas? ¿Cuán importantes y cómo están disponibles las subvenciones y los fondos de las agencias?

En el pasado, mis películas han sido financiadas por Jamsetji Tata Trust, Doordarshan, Ministerio de Asuntos Exteriores y Public Service Broadcasting Trust. También he recibido el apoyo de ONG y comisionados privados. Dado que no existen mecanismos estructurados para la financiación y la generación de ingresos para documentales en India, las becas y subvenciones son extremadamente importantes para los cineastas independientes.

¿Qué aprendiste al hacer el galardonado documental  ‘Qissa-e-Parsi’, conocer y entrevistar a tanta gente, absorbiendo su cultura?

Considero que el Premio Nacional es un reconocimiento a mi trabajo y una oportunidad para llegar a un público más amplio. En lo que respecta a mi comprensión de la comunidad, ha pasado por varias etapas. Inicialmente, aprendí a identificar y rechazar los diversos estereotipos que existen sobre los Parsis. Con el tiempo, empecé a darme cuenta de los desafíos de representar a una comunidad que está casi idealizada en la India. Me impulsó a reexaminar a los Parsis a través de una lente histórica más crítica a fin de comprender por qué la comunidad disfruta de su estado actual y su reputación en la India. También aprendí a examinar de cerca la correlación entre los derechos de las mujeres y los matrimonios interreligiosos contra los que los Parsis continúan luchando.

¿Puedes hablar de tu película ‘Naach Bhikari Naach’, cómo fue documentar una película sobre una opresión de un tipo diferente, familiar, pero un poco distante?

Mi codirector, Jainendra Dost y yo nos conocimos en nuestra clase de filosofía en la Universidad Jawaharlal Nehru en 2012. Ambos estábamos iniciando una investigación teórica en nuestros campos respectivos. Yo estaba investigando sobre la práctica documental y Jainendra estaba mirando el teatro popular en Bihar. Nuestra interacción en los últimos cinco años y un amor profundamente arraigado por el teatro nos llevan a colaborar en esta película.

La película trata de Naach, que es el teatro folclórico tradicional de Bihar. Habiéndose originado entre las castas inferiores, los artistas Naach masculinos se visten como mujeres en el escenario y se les conoce como ‘laundas’. Para cierta élite de la sociedad, la palabra “launda” se considera vulgar. Y dados los elementos de los diálogos travestidos y del doble sentido, la tradición a menudo se considera una mancha en el nombre de “cultura india”.

Ha sido una gran experiencia trabajar en una forma de arte que pertenece a las castas inferiores. Nos ha hecho cuestionar los límites mismos de la conducta social y moral en la sociedad. ¿Quién tiene el poder de definir qué es vulgar, por qué ciertas cosas se estigmatizan mientras que otras se consideran alta cultura? De hecho, en los últimos meses, nos hemos enfrentado a la resistencia al título de la película. Esto refleja una sociedad extremadamente “castificada” en la que vivimos.

¿Qué piensas acerca de tener más mujeres en el equipo? ¿Crees que un documental es diferente del cine comercial en términos de representación de género?

Para mí, es importante ver quién tiene la sensibilidad para comprender el contexto de la película en la que estoy trabajando. El sexo de los miembros de mi equipo no importa. Dentro de la comunidad documental, se ve a un gran número de mujeres directoras, que no es el caso del cine comercial.

¿Con qué emoción o sentimiento quieres que se vaya la audiencia, después de ver tu película Taala Te Kunjee?

Lo que la audiencia se lleva de la película no está bajo mi control. He tratado de poner en capas la narración teniendo en cuenta diferentes perspectivas. Espero que les emocionará más a aquellos que han visto y sufrido adicción en su familia a alguien que no tiene nada que ver con eso. Deseo que la película brinde una nueva perspectiva sobre la salud mental en India.

¿Dónde crees que el documental y el cine independiente llevan a los ciudadanos normales?  Con una convulsiva política regresiva que se cierne sobre nosotros, ¿qué espacio tienen los cineastas para generar un cambio social?

No estoy segura si es justo cargar sobre las películas la tarea del cambio social. Creo que el cine independiente permite la existencia de voces alternativas y tener un diálogo sobre las complejas realidades en las que vivimos.