Encuentro con Jessica Oreck – “One man dies a million times”

Por  Sophia Stewart  para  Women and Hollywood

Jessica Oreck es escritora y directora. Su primera película,  “Beetle Queen Conquers Tokyo”, fue nominada para el premio Independent Spirit Award en 2010 y se emitió en la serie “Independent Lens” de PBS, así como en las salas de todo el mundo.  Desde entonces, sus créditos han incluido  ” Venus “,  Aatsinki: La historia de los vaqueros del Ártico  y  ” La conquista de la bruja Baba Yaga “.

W&H:   Describe la película en tus propias palabras.

Parte documental, parte leyenda y parte historia oral, “One Man Dies a Million Times”  es la historia real de uno de los bancos de semillas más importantes del mundo y el heroísmo de los botánicos que trabajaron allí durante el asedio de Leningrado.  Pero toda la película tiene lugar en un futuro que es inquietantemente cercano.

Estos personajes no son extras olvidados de la antigüedad:  son contemporáneos vivos, que respiran, que soportan un mundo que es familiar y relevante. Por lo que están luchando es aún más crítico ahora que hace 85 años.

W&H:   ¿Qué te llevó a esta historia?

Aunque esta es una historia real del pasado, el banco de semillas sigue siendo una parte inmensamente valiosa de nuestro mundo moderno.  Uno de los principales impulsores de la película es lo importante que es actualmente la colección, no solo la historia que la rodea, sino su futuro real y la forma en que nuestro propio futuro está vinculado a ella.

W&H:   ¿Qué quieres que piense la gente cuando salga de la sala?

Quiero que la gente vea esta película y salga no con una falsa esperanza o un romance melodramático, sino con un sentimiento del peso de lo que somos capaces de hacer:  lo peor y lo mejor de lo mejor.

Pero también espero, en un momento en que las relaciones entre los EE. UU. Y Rusia son escurridizas y traicioneras, que esta historia sea un mensaje poderoso sobre la universalidad del sufrimiento y la fuerza.

W&H:   ¿Cuál fue el mayor desafío al hacer la película?

¡Muchas cosas! La idea de este proyecto llevaba tomando forma durante casi una década.  Mientras más investigaba, más me perseguía la historia. Pasé años investigando, leyendo, mirando, me pareció la primera vez que la historia cobraba vida para mí. Esto ya no era solo una historia para mí, sino una realidad.  Intentar traspasar eso a una película parecía casi imposible.

Esta fue también la primera vez que dirigí un largometraje de esta escala y de este género. Viniendo del campo de documentales etnobiográficos, este tipo de híbrido de ficción y no ficción me pareció una progresión natural, una especie de extensión de mi trabajo documental.

Trabajar con un equipo y actores y luces y dinero y todas esas minucias que se dedican al cine de ficción también fue increíblemente atemorizador.  Y, sin embargo, aquí estamos, y estoy muy orgullosa del trabajo que hemos realizado.

W&H:    ¿Cómo conseguiste la financiación para tu película? 

Conseguir financiar esta película fue difícil.  Intentar convencer a las Fundaciones de que deberían enviar dinero a Rusia justo cuando Trump asumía el cargo resultó desafiante.  Pero tuve mucha suerte de tener un par de generosos donantes e inversores que acudieron a ayudar.  Y becas por supuesto. ¡Estoy en deuda con el TFI Sloan Filmmaker Fund por el inmenso apoyo que me han brindado, financieramente y de otro modo!

W&H:   ¿Qué te inspiró a convertirte en cineasta?

Crecí sin televisión, así que cuando vi mi primer programa de naturaleza en la escuela a los 14 años, “La vida privada de las plantas” de David Attenborough,  sentí que el camino de mi vida había sido iluminado.  Estudié cine, biología y ecología en la universidad y comencé a trabajar como cuidadora de animales vivos y de docente en el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York.

Mi trabajo en el museo cambió mi interés de capturar la naturaleza “salvaje” a estudiar cómo retratamos ese tipo de naturaleza en la educación y los medios. Así comenzó mi fascinación por la etnobiología, la forma en que las culturas humanas interactúan con el mundo natural.

W&H:   ¿Cuál es el mejor y el peor consejo que has recibido?

Lo mejor:  “Sé firme y haz el filme”.

Lo peor:  “Estamos acostumbrados a ver las piezas brutas;  adelante y envía “.

W&H:   ¿Qué consejo tienes para otras directoras?

Mi consejo para cualquier director es que esté 100% seguro de que esto es lo que quiere hacer más que cualquier otra cosa. Si la idea de hacer una película no te mantiene despierta por la noche, probablemente no sea la correcta.

W&H:   nombra tu película favorita dirigida por mujeres y por qué.

“Beau Travail” de Claire Denis.  No tengo palabras. No sé cómo hablar de esa película, es perfecta.

W&H:  Ha pasado poco más de un año desde que comenzó el ajuste de cuentas en Hollywood y la industria cinematográfica mundial. ¿Qué diferencias has notado desde que se lanzaron los movimientos #MeToo y #TimesUp?

Honestamente, estoy muy alejada del mundo del cine, y actualmente vivo en una pequeña ciudad de Corea del Sur, por lo que realmente no tengo ninguna experiencia personal reciente para juzgar eso. ¡Pero háblame dentro de un par de meses después de estar en el circuito de festivales y puedo decirte algo y espero que sea positivo!