Entrevista con Achal Mishra (Gamak Ghar, Sección Oficial)


“NO ESTABA SOLO DOCUMENTANDO NUESTRA CASA, SINO TAMBIÉN UNA CULTURA QUE ESTÁ DESPARECIENDO LENTAMENTE”.

El potente debut de Achal Mishra “Gamak Ghar” ganó el Premio Manish Acharya a Nuevas Voces en el cine indio en el Festival de Cine Jio MAMI 2019, merecidamente. Ha surgido con éxito como una voz interesante en el cine indio independiente con su primer largometraje que refleja la transformación de los eventos del presente en los recuerdos agridulces del futuro. En nuestra entrevista con Achal Mishra, le pedimos que deconstruya su perspectiva sobre una de las mejores películas indias del año y cuente su enfoque del oficio, así como sus inspiraciones.

¿Cómo concebiste la idea de Gamak Ghar? ¿Cuáles fueron tus principales inspiraciones?

Fue la unión de un par de cosas. Las primeras inspiraciones fueron el cine que estaba viendo (la trilogía de Hou Hsiao-hsien y los dramas familiares de Hirokazu Kore-eda) y la literatura que estaba leyendo (las novelas de Amit Chaudhuri). Deseaba hacer algo similar, localizado en nuestra casa ancestral en el pueblo, pero tal vez en algún momento posterior, porque sentía que aún no estaba listo para emprender un proyecto de este tipo. Entonces, un día, hice una visita improvisada a la aldea, y todas esas casas de dos pisos se estaban construyendo en tierras vacías; nuestra casa también estaba en conversaciones para ser renovada. Sentí que si tenía que hacer algo allí, tenía que hacerlo antes de que el paisaje cambiara por completo. Parecía haber cierta urgencia de repente. Comenzó con la decisión de hacer un cortometraje allí; mi coguionista Anubhav y yo comenzamos a pensar en ideas y en algún momento del proceso surgió la idea de una narración en tres partes, y aceptamos que solo podía ser un largometraje. Luego, mientras escribía e investigaba, también me di cuenta de que no solo estoy documentando nuestra casa, sino también una cultura que se está erosionando lentamente y que no se ha registrado correctamente hasta ahora. También había visto recientemente la hermosa película de David Lowery “A Ghost Story”, una película muy diferente a la nuestra, pero creo que influyó en mi trabajo con un espacio y tiempo en particular.

Image result for gamak ghar

¿Cuánto de personal tiene la película?

La base de la película es personal. La familia en la película está basada en mi propia familia. Y la primera parte de la película proviene completamente de recuerdos, principalmente los míos y algunos aportados por mis primos. Durante la preproducción, hicimos referencia a muchas de mis viejas fotos familiares para vestuario, diseño de producción y puesta en escena. Incluso se recrearon un par de escenas a partir de las fotografías. Sin embargo, la trayectoria de cada personaje a través de la segunda y la tercera parte es ficticia.

¿Cómo deseas que tu audiencia se acerque a la película?

Me han hecho esta pregunta antes, y mi respuesta habitual ha sido que quiero que la audiencia sienta que está hojeando el viejo álbum familiar de alguien, cercano pero no como parte de él. Pero sé que esta respuesta viene en retrospectiva, ahora que la película se ha mostrado a una audiencia y se han publicado algunas críticas. Pero, sinceramente, en el momento de filmar la película, no tenía idea. Parecía un riesgo que todos estuviéramos hablando: no había personajes principales, ni narración. Al mismo tiempo, también siento que el trabajo de un artista no es decirle a la gente cómo sentirse, sino tratar de expresar lo que sentimos.

¿Cuáles son tus fuentes de influencia en el cine?

Las películas de nuestro lado del mundo, es decir, el Este, han tenido una influencia mucho mayor en mí que el cine europeo o americano. Cuando comencé a hacer películas, estaba viendo de todo. Fui a Londres a estudiar, y ahí fue donde me topé por primera vez con las películas de Hou Hsiao-Hsien y Hirokazu Kore-eda. Nunca pensé que las películas pudieran ser tan cercanos a mí, me pareció un descubrimiento. Y luego estaba el maestro de todos ellos: Yasujiro Ozu. Verlos me hizo desaprender muchas cosas. Abbas Kiarostami, Nuri Bilge Ceylan, Edward Yang, Mike Leigh y Satyajit Ray son otros nombres que me vienen a la mente.

La relación del aspcto/ratio estaba cambiando a lo largo de la película. ¿Cuál fue tu razón detrás de esto?

En primer lugar, tiene que ver con los períodos de tiempo cambiantes. Junto a eso, queríamos que las tres partes tuvieran estados de ánimo distintos. Tratamos la primera parte de la película como un recuerdo nostálgico, y el marco de 4: 3 nos permitió filmarla como fotografías antiguas. El marco siempre está lleno de gente. Luego pasamos a 16: 9 en la segunda parte, y comienzan a aparecer espacios negativos. La última parte es la cruda realidad del presente, y con la proporción de 2.39: 1, se ve la amplitud completa de la casa, y el vacío se hace aún más evidente.

Pasaste un tiempo en Japón para aprender su cultura. Cuéntanos sobre tu experiencia y cómo impactó en tu enfoque.

Lamentablemente, no he pasado mucho tiempo en Japón. Acabo de hacer un corto viaje de diez días el año pasado. He hecho largas visitas al país solo a través de su literatura y cine. Sin embargo, no puedo decir que he aprendido todo sobre su cultura. Lo que he aprendido es una cierta aceptación de las cosas, de la transitoriedad o la impermanencia. Sin embargo, durante mi viaje de diez días, pude visitar la tumba de Yasujiro Ozu, así que felizmente puedo decir que tuvimos sus bendiciones para Gamak Ghar.

Gamak Ghar, Achal Mishra, Bihar, Darbhanga, film, debut film
¿Cuáles fueron los principales desafíos que encontraste en el rodaje?

He sido alguien extraño en el pueblo y en nuestra cultura en general. Me enviaron a un internado a una edad temprana, por lo que la mayoría de mis años de formación los pasé lejos de mi ciudad natal. Me llevó bastante tiempo aprender nuestro idioma maithili. Entonces, cuando comencé a rodar Gamak Ghar, trabajando con del pueblo, me di cuenta de que hay tantas cosas que no sé. Parecía una brecha en la realidad de la aldea y mi interpretación de la misma, ya que escribí sentado en mi apartamento de Bombay a kilómetros de distancia. Así que decidí usar el script solo como punto de partida y no adherirme estrictamente a él. El desafío entonces era lograr un equilibrio entre tener el control (puesta en escena) y dejarse ir (improvisaciones en la actuación, diálogos), para que no se convierta en un documental.

¿Cuáles son tus planes para el futuro o cómo quieres crecer como cineasta? ¿Qué historias buscas contar?

Solo deseo seguir aprendiendo y experimentando con cada nueva película que haga. Gamak Ghar fue definitivamente una escuela de cine para mí, pero espero que cada próximo proyecto siga siendo un desafío. En cuanto a las historias, me siento atraído por lo cotidiano y cotidiano de mi propia realidad, pero nuevamente, no me gustaría limitarme a eso.