Entrevista a Manoj Michigan

Por Shoma A. Chatterji

Hacer un cortometraje sin estrellas, gran parte de historia e incluso sin diálogo, sería un reto para cualquier director. Manoj Michigan, que ha estado haciendo películas en bengalí con temas sorprendentemente fuera de lo corriente, acaba de hacer I Reborn, una película de 20 minutos que explica el ciclo de la vida a través de una historia de un joven Dom (casta baja) cuyo nombre no llegamos a saber.

Los Doms pertenecen a los rangos más bajos de los intocables, estos mismos en la base de la jerarquía de castas hindúes, y se les niega el ascenso dentro de ella. Algunos son empleados como agricultores o tejedores, pero muchos se ganan la vida a través del “negocio de la muerte”, como enterradores. Pocos se han aventurado a hacer películas que giren en torno a los Doms, cuya ocupación tradicional es incinerar a los muertos entre la comunidad hindú.

En I Reborn, Michigan, teje un hermoso cuento visual con un diseño de sonido impresionante para narrar la película. Extractos de una entrevista:

¿Por qué el título I, Reborn y por qué en inglés?

Hay muchas analogías que saco de este título. Básicamente, encarna las diferentes etapas del viaje de una persona en la vida: nacido como hijo o hija … renace como esposo o esposa … renace como padre o madre … donde cambian su perspectiva y responsabilidades; Tu actitud y comportamiento cambian.

Pero continúas con tu existencia, tocas cada parte y pasas a la siguiente … incluso cuando la muerte y la vida siguen su ciclo.

Mientras la película era sin diálogos, pensé en darle un título en inglés para una perspectiva universal y sonaba mejor.

¿De que trata la película?

I Reborn abre una ventana al mundo de un incinerador Dom que vive aislado con su padre anciano en los remansos de la Bahía de Bengala. Cumple sus deberes como hijo cuidando a su padre casi paralizado. Su padre observa a su hijo incinerando a los parientes difuntos de los aldeanos cercanos. De repente, un día, la vida se desliza en su mundo en la forma de un bebé que le da una perspectiva completamente diferente.

El ciclo de la vida y la muerte adquiere un nuevo significado cuando el rostro familiar de una mujer, que había despertado su ansia interior, llega como un cadáver abandonado, a su puerta. Renacer es el despertar, el ascenso, la muerte y el despertar de este ciclo universal eterno en el que todos invariablemente viajamos.

¿Qué te motivó a hacer la película?

La idea central de que un Dom aislado encontrara el cadáver de una mujer me lo dio un amigo cercano, Ranjan Bandyopadhyay, en 2013. Escribí un borrador del guión donde desarrollé la idea y le agregué otros personajes. De alguna manera nunca llegamos a hacerlo, pero siempre estuvo ahí conmigo.

La muerte y sus diversos momentos y personajes siempre me han fascinado, así que este fue un proyecto que sabía que lo haría. Lo difícil fue formular el guión y transmitir la relación entre padre e hijo: señalar los matices, los juegos de rol, las emociones, la ira, la alegría y, en última instancia, la realización del fin y el comienzo.

¿Qué te hizo despojar de la historia el diálogo?

Fue un gran desafío. Sabía que la comunicación visual era muy importante y contar la historia solo con lenguaje corporal y expresiones requería actores brillantes.

Pero en última instancia, también fue el carácter del paisaje sonoro diseñado lo que elevó la película a su punto máximo. El sonido del mar, el hacha, el palo, la pira ardiente y el llanto del bebé fueron elementos que mejoraron la narrativa. Y los diálogos se volvieron redundantes.  Ahora estoy aún más impresionado con los maestros del cine como Charlie Chaplin y otros que vivieron en esa era silenciosa, creando obras maestras cinematográficas.

¿Cómo elegiste los actores, especialmente el bebé?

A Debopriyo Mukherjee, quien interpreta al hijo que quema los cadáveres, me encontré en 2015. Me gustaron sus ojos al instante ya que tienen este poder inherente para comunicarse. Vi algunas de sus actuaciones en televisión y en el escenario y supe que algún día trabajaríamos juntos.

Durante el reparto, cuando estaba releyendo el borrador del guión escrito en 2013, apareció su rostro y el resto de las piezas encajaron.

Mi director de fotografía Supriyo Dutta sugirió el nombre de Haridas Chattopadhyay, quien interpreta al padre. Buscábamos a un viejo personaje que en su lenguaje corporal se haya convertido en parte del entorno.

Conseguimos al bebé a través de un director asociado por una foto y una vez que le vimos en el suelo, fue un amor a primera vista. Su rostro sonriente nos mantuvo motivados.

¿Dónde se rodó el filme?

Tanto mi director de fotografía como yo concebimos inicialmente un paisaje árido en algún lugar en Purulia. Creo que fue Supriyo a quien se le ocurrió la idea de la playa. Comenzamos a explorar las playas de Bengala y nos quedamos en Tajpur.

Quiero felicitar al director de arte Tapan Seth, que consiguió que los aldeanos locales lo ayudaran a construir la cabaña en la playa sin alterar el medio ambiente.

¿Hay algún mensaje que intenta transmitir a través de la película, o simplemente está narrando una historia?

Nunca intento dar un mensaje en ninguna de mis películas. Lo que me atrae es una historia, una idea, un concepto y cómo puedo presentarla. Me doy cuenta de que tal vez haya un mensaje en la película, cuando mis espectadores me dicen que estaban pensando en la película mucho después de que terminaran de verla.

Con I Reborn, que solo ha sido exhibido a audiencias pequeñas hasta ahora, los espectadores que lo vieron dieron sus propias interpretaciones, sus propias conclusiones y sus propias analogías de sus experiencias relacionadas con sus vidas.